22.6.08

Día cinco. Todo el domingo intentando conquistar el mundo.

Al mando de los iroquíes, me dispuse a llevar a mi pueblo a buen término. Construímos villas, exploramos territorios, establecimos contacto con otras culturas, ampliamos nuestro conocimiento del mundo gracias a todo esto.

Con el paso de los años se fue reduciendo nuestro espacio vital. Salieron pioneros en busca de nuevas tierras, que encontraron allende el mar. Muchos de los nuestros quisieron seguirles y fueron fundando nuevas ciudades. Pero ese territorio estab en disputa con otro grupo, llegado de otro lares; un grupo violento, belicoso, expansionista. Nuestros campesinos sufrieron los ataques de sus guerreros y lograron resistir, pero una fuerza mayor se preparaba para una ofensiva final. Mandé unos guerreros a defender la plaza, guerreros de elite, armados con arcos y flechas pero diestros en disparar a gran distancia con el caballo en movimiento.

Vencimos a los germanos, ocupamo sus ciudades, repoblamos sus campos. Los sobrevivientes fueron confinados a una villa, sin derecho a portar armas ni a preparar un ejército, pero estructuramos un plan de reconstrucción conveniente para ambos.

Luego tocó el turno al gobierno de Abe Lincoln. Nada pudieron hacer contra nuestros confiados veteranos. Tomamos Miami, New York, Washington, Chicago... A los sobrevivientes les vendimos unas tierras que de ahí en adelante serían su reservación, de la que no podrían salir sin los adecuados permisos.

Después vino el descubrimiento de nuevas tierras, el establecimiento de rutas comerciales, la construcción de universidades, bancos, catedrales... grandes ciudades, ciudadanos felices y una justa distribución de la riqueza.


Es lo que me gusta de los videojuegos, recontruyes la historia, el modo del mundo y además las bajas son sólo virtuales, sin una gota de sangre... ¿será?

No hay comentarios.: