23.2.09

Próximamente en marzo...


Estaba jugando dominó, al fin. Llega Favricio y me pregunta "¿Me autorizas a usar tu imagen para una promoción?". Respondí que sí sin haber escuchado claramente o entender el significado ni las repercusiones globales que podría acarrear semejante autorización.

Del mismo modo, en otro momento que no recuerdo, acepté armar una expo, unos videos y no sé cuanta cosa más para el primer aniversario de Perfidia. Como si el tiempo libre fuera mío, como si el reloj fuera mi aliado y no mi dueño. No soy adicto a la diversión, pero igual y tengo un romance con la angustia.

19.2.09

El mundo desde mi auto

Me había negado a conducir toda mi vida. Demasiados autos, demasiado tráfico, demasiado petroleo, demasiado estres, además de la —no para tod@s— imposibilidad de combinar fiesta y volante. Y claro, el detalle de que nunca tuve para comprarme un coche, ni siquiera para mantenerlo. Y el otro detalle de haber reprobado en cinco intentos la escuela de manejo.

La circunstancias y su ineluctabilidad me subieron a una camioneta prestada y de fácil maniobra. Todo un reto que aún no supero: manejo sin licencia, sin una direccional, no sé dónde se pone el aceite, el agua o cuánto aire va en cada llanta. Ni me emociono, porque en seis meses la tendré que devolver y seré de nuevo el peatón que solía ser.

Foto tomada por la dueña del auto

Lo que me tiene sorprendido es como ha cambiado el mundo desde que manejo.

Al principio pensé que era una cuestión de perspectiva. Todo se ve desde otro ángulo, desde más arriba, más rápido, más lejos. Pero no era sólo eso.

No era yo quien veía las cosas diferentes, era el resto del mundo que cambiaba. El policía que vigila la entrada a mi trabajo ya no me pide identificación para entrar o salir, mucho menos me obliga a abrir mi mochila, ahora me sonrie y saluda amablemente, ya no nos tememos ni sospechamos uno del otro, ahora él trabaja para mi y corre a levantar la pluma en cuanto me ve. Los compañeros de chamba que ganan más que yo pero trabajan menos, que no se habían enterado que laborábamos en el mismo lugar y para el mismo patrón, ahora me saludan desde su auto (de auto a auto).

Es el poder, dije entonces, el estatus, las prerrogativas que otorgan los objetos suntuarios, el don manifestado en un medio de transporte particular que además gasta mucha gasolina.

Ese poder que transforma me transformó. Ahora en cuanto cierro la portezuela cambio el gesto, insulto a los lentos de enfrente, despotrico contra ciclistas y peatones, acelero cuando me rebasan, descalifico a las mujeres que se estacionan con dificultad (yo ni siquiera me sé estacionar de ningún modo, pero no importa). Soy poderoso, aunque al bajar vuelva a ser el mismo tunante viandante y errante. Un poder que se ejerce con marchas, flechas y revoluciones bien medidas.

Porque no es nada más que los automovilistas se sientan superiores sólo por estar más grandes y más fuertes (los que les da el derecho de pasar primero en las esquinas, de gritar a muchos decibeles con su claxon y de salpicar a los peatones sin consecuencias), es que se vive en otro mundo. Ahora ya no sé lo que pasa por la calle, ya no puedo escuchar la conversación de las doñitas en el colectivo, ya no platico con el taxista, ya no sé si afuera hace frío o calor. Es un mundo de aire acondicionado, de seguros y freeway.

Y pensé en esos compañeros de antaño, que fueron cambiando de rumbo y convicción al mismo ritmo que cambiaban de auto. "Yo sigo siendo el mismo" me decían, "es el mundo el que cambió y tú no te has dado cuenta". Y yo, desde mi dedo flamígero que denunciaba la traición a los principios e ideales, era incapaz de comprenderlo.

A partir de esto se pueden entender muchas cosas. Por ejemplo, ya no creo que Ciro Gómez Leyva se haya vuelto imbécil de repente, sino que ahora pienso en el tamaño del coche que le regaló Moreno Valle, ya no creo que López Dóriga sea un falaz adulador que ensaliva las botas del poder ni que Adela Micha tenga un desprecio profundo hacia los de a pie y oscuras cabelleras, ahora cada vez que los escucho decir barrabasadas, sólo recuerdo que ellos miran el mundo desde otro ángulo.

Da click en la imagen para ver más detalles de los yates de Joaquín y Adela



También entendí que mientras más pronto me baje del auto, mejor.

11.2.09

Al sur de la palabra


“AL SUR DE LA PALABRA”
(Jaime Sabines, 10 años después)
Tercer Encuentro Nacional de Literatura

12, 13 y 14 de febrero de 2009. San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. Auditorio de la Delegación Regional Altos del Sistema DIF-Chiapas. Av. Miguel Hidalgo No. 7, Andador eclesiástico, Centro Histórico.

PROGRAMA

Primer día
Jueves 12 de febrero

Turno vespertino

Hora Actividad

16:30 hrs. Registro de participantes

17:00 hrs. Inauguración

17: 30 hrs. MESA 1
Moderador: Arbey Rivera

Mirtha Luz Pérez Robledo (Chiapas)
Leonardo Toledo (Chiapas)
Gamaliel Sánchez (Tabasco)
Eduardo Villegas (Estado de México)
Refugio Pereira (Estado de México)

7.2.09

De un plumazo...


Recibí un oficio del FONCA:

"Maestro Leonardo Toledo Garibaldi
Colectivo Fotógrafos Independientes Tragameluz S.C. de R.L de C.V.
Presente


En respuesta a su comunicado, enviado por correo electrónico el día 3 del presente mes y año, en el cual solicita una prórroga para entregar la documentación requerida oportunamente por el FONCA, por instrucciones de la licenciada Martha Cantú, directora general de esta institución, me permito informar a usted que n es posible atenderla favorablemente, en virtud de que se ha cumplido el plazo de cuatro meses para suscribir el convenio de apoyo económico, según lo establecido en el numeral 46 de las Bases Generales de Participación de la emisión 24 del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales. Por lo anterior, procederemos a cancelar el apoyo económico del proyecto Octava Muestra Fotográfica de Chiapas 2009, del cual es usted titular, invitándole a participar en la emisión 25 del mencionado programa, una vez resueltas las causas que han originado esta cancelación.

Sin otro particular, quedo a sus órdenes


Lic. Ivonne Pérez Esquivel
Directora"

Así, de un plumazo.

5.2.09

Bajo mis pies no hay nada

Luego de diversos estudios geofísicos, autoridades de la delegación Álvaro Obregón detectaron en la colonia Molino de Rosas una mina de un kilómetro de longitud, 20 mil metros cúbicos y con por lo menos 37 cuerpos, lo que la convierte en la oquedad más grande que se ha encontrado en la demarcación.

La mina es un “riesgo latente” para los habitantes y a esta problemática contribuye la falta de interés político y la poca experiencia de las empresas licitadoras para la realización de estudios geológicos. Así lo aseguró Delfino Hernández, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, quien propuso establecer un decreto de ley que estipule que “no deben habitarse las zonas de riesgo”.


De las notas de La Jornada y Milenio. Fotos de Notimex, Sashenka Gutiérrez y Roberto García


Bajo mis pies no hay nada
y empezó a caminar
a dibujar un destino sólo trazado por sospechas
imaginó porvenires, mundos nuevos, claridades


¿recuerdas cuando dormíamos juntos, encima del riesgo?
entonces el llanto era dulce el bosque lejano el extraño que no llega
yo lo olvidé, pero no por menos, por la necesidad infame de construir montañas para ir
y estoy que caigo, más que nunca, por encima de mis pasos
¿pero a dónde, si más allá del suelo hay nada?


Crecer en el lugar donde las rosas son trituradas
pueden ser negras o de los ángeles
de Venus o de Castilla
o simplemente una estrella
que señala el camino a casa
creer que faltaban por culpa del asfalto
cuando en realidad les habían robado las raíces


salí a buscar origen en el fondo de la lluvia
quiso decir un regresa vuelto silencio
opaco, deforme por el ruido de los muros
que cayeron desde el suelo
del sótano calvario


vacío escurre nocturno sin luna
ser de donde la tierra no es siquiera al fondo
fantasmas que se nutren de locura
olvido canta el daño oculto
mis pasos son silencio en esta y en la otra calle
porque bajo mis pies
no hay nada.

3.2.09

Motivación

Del proyecto cine de ESPN, un cortometraje de Claudia Garibaldi Toledo.